ojoseco-01.png

Vitaminas

Las vitaminas en general son potentes antioxidantes que evitan el daño y la muerte de nuestras células y tejidos, la mayoría se encuentran en los alimentos saludables, pero debido a las características de la dieta moderna en muchas ocasione no alcanzamos a suplir los requerimientos diarios por lo cual resulta conveniente consumir un suplemento dietario formulado por el médico oftalmólogo.

 

Todas las vitaminas son esenciales para los ojos, la visión y la película lagrimal. Pero generalmente hay una escasez en las dietas actuales de cuatro vitaminas: Vitamina B6, B9 (ácido fólico), C y B12.  Tanto la vitamina B6 como la  B9 tienen un papel especial en la regeneración y reparación de los daños en las distintas partes del cuerpo incluida la córnea. Además, las membranas mucosas de los ojos tienen una mayor necesidad de ácido fólico que otras partes del cuerpo.

 

Por otro lado algunas investigaciones han mostrado que dietas bajas en potasio favorecen el síndrome de ojo seco, por eso es recomendable comer:

 

  • Alimentos ricos en ácido fólico: espárragos, naranja, remolacha, espinacas, aguacate, lechuga
  • Alimentos ricos en potasio: frijol, nueces, plátano, banano, aguacate, melón, tomate.
  • Alimentos ricos en vitamina B6: sardinas, salmón, nueces, lentejas, hígado, atún, trucha.
  • Alimentos ricos en Omega: Sardinas, anchoas, salmón atún, venado, colifor, brócoli, aceite de girasol y linaza.

 

Se ha demostrado que suplementos de vitamina B6 ayuda en la protección de la película lagrimal y del paciente con ojo seco, igualmente la vitamina C y los ácidos grasos omega 3

 

Un ejemplo de la necesidad de los suplementos dietarios está dado por estudios sobre la dieta en Estados unidos que han mostrado que en promedio se consumen 21 mg. de ácidos grasos Omega al día, cuando lo aconsejable son  650 mg.  Por esa razón, a los pacientes con ojo seco se les recomienda el consumo de suplementos nutricionales con ácidos grasos omega además de tomar en su dieta alimentos ricos estos ácidos grasos esenciales.