ojoseco-01.png

Oclusión del punto lagrimal

Las lágrimas se producen en una glándula ubicada en la parte superior y lateral del ojo y se remueven de la superficie ocular a través de un sistema de drenaje lagrimal especializado, que se localiza en forma de dos pequeños puntos en el párpado superior y en el párpado inferior.

 

Estas permanecen en la superficie ocular en forma de un pequeño menisco o ¨charco¨ de lágrimas para ser distribuidas por el ojo con cada parpadeo. Estas lágrimas son permanentemente eliminadas del ojo por evaporación y por salida a través del punto lagrimal. 

 

Cuando modificamos uno o ambos puntos lagrimales, mediante la colocación de un tapón u oclusor de punto lagrimal o mediante cirugía con láser disminuimos la cantidad de lágrimas que drena de la superficie ocular, con esto logramos que las lágrimas naturales permanezcan más tiempo en la superficie del ojo.  Este procedimiento reduce la frecuencia de suplementos lagrimales al igual que los síntomas, complicaciones y consecuencias relacionadas con el síndrome de ojo seco.