ojoseco-01.png

Oclusión definitiva

Existen varios tratamientos quirúrgicos que se han utilizado para mejorar la producción de lágrimas o para retener sobre la superficie ocular las escasas lágrimas que tiene el paciente con ojo seco; hoy el más utilizado es la obstrucción quirúrgica de los puntos lagrimales con la ayuda de un láser. La obstrucción quirúrgica de los puntos lagrimales consiste en un cierre definitivo del sistema de drenaje de las lágrimas mediante cirugía láser. 

 

Se realiza bajo anestesia tópica, esto quiere decir con la ayuda de gotas y para tal fin se utiliza un moderno sistema láser.  Este láser se aplica directamente sobre los puntos lagrimales, la cirugía dura algunos minutos y está reservada para pacientes con ojo seco grave o severo.

 

Resultados esperados e indicaciones en la oclusión de puntos lagrimales en ojo seco

 

  • El procedimiento NO es un procedimiento refractivo, su objetivo es preservar las lágrimas  mediante el bloqueo de los puntos lagrimales, por lo cual su agudeza visual no se modificará.

 

  • En algunos casos deberá seguir usando lágrimas artificiales para mantener la apropiada salud de la superficie ocular, esto según la severidad del ojo seco.

 

  • La sequedad ocular tiene muchas causas,  algunas se derivan del entorno (aire acondicionado, contaminación, humo, cigarrillo, polución)  y otras se derivan de cambios en los sistemas hormonales (disminución de estrógenos) e inmunológicos (artritis reumatoide, hipotiroidismo, síndrome de Sjögren), es importante que después de la oclusión de los puntos lagrimales, usted mejore y controle estos factores.

 

  • Debido a las graves consecuencias del ojo seco (queratitis, cicatrices, perdida de la visión, ulceras de córnea) se recomienda realizar periódicamente controles oftalmológicos que incluyan medición de la cantidad y calidad de lágrimas, tinciones cornéales y cuantificación electrónica de las lágrimas.

 

  • Debe usar de manera permanente gafas de protección solar con el filtro adecuado.

 

  • Puede requerir del uso de multivitamínicos para mejorar la función lagrimal.

 

  • Las lágrimas artificiales que complementan su tratamiento únicamente puede ser formuladas por el oftalmólogo, ya que cada medicamento suple diferentes condiciones de severidad.  Las lágrimas artificiales deben ser libres de preservantes.

 

 

Cuando éste tratamiento falla se puede utilizar terapias como el trasplante de conducto parotídeo, trasplante de células salivales al ojo, bombas mecanizadas con tubos implantados en conjuntiva, inyección de suero autólogo en la glándula lagrimal y tarsorrafia lateral para evitar la evaporación de las lágrimas.