ojoseco-01.png

Síndrome de Sjogren

El Síndrome Sjögren es una enfermedad con dos características principales: autoinmune y sistémica.

Las enfermedades autoinmunes se caracterizan porque el sistema inmunitario del cuerpo, encargado de defenderlo de las agresiones externas reacciona por causas desconocidas contra su propio organismo, mediante la producción de “autoanticuerpos”.  

Las enfermedades sistémicas se caracterizan  por afectar a cualquier órgano del cuerpo y producir una gran variedad de síntomas

El Síndrome Sjögren es una enfermedad autoinmune, de compromiso sistémico que se caracteriza por afectar principalmente a las glándulas exocrinas (las que producen sus secreciones hacía la parte externa del cuerpo), especialmente las glándulas salivales, lagrimales, vaginales y algunas ubicadas en la piel, lo cual conduce a la aparición de sequedad en diferentes partes del cuerpo, especialmente los ojos.

Las glándulas exocrinas son las encargadas de producir líquidos como la saliva, las lágrimas, las secreciones mucosas de la laringe y de la tráquea y las secreciones vaginales, líquidos que hidratan, lubrican y suavizan las partes del organismo que están en contacto con el exterior a través de las mucosas.

El síndrome de Sjogrën es una enfermedad reumática, inflamatoria que ocasiona dolor e inflamación en las articulaciones. Además es crónica, de progresión muy lenta en el tiempo, por esta causa, puede haber un período de hasta 10 años entre el comienzo de los síntomas y el diagnóstico de la enfermedad.

 

Es importante que todo paciente con ojo seco severo o con ojo seco asociado a resequedad en otra parte del organismo tenga los estudios complementarios necesarios para el diagnóstico oportuno del síndrome de Sjogrën.